FEDEMA

Ciclismo

José Andrés Blanco Sánchez (Paralimpiadas, Sydney 2000)

El ciclismo para discapacitados físicos tiene dos vertientes, por un lado el ciclismo practicado desde una bicicleta convencional y por otro, el handcycling o "ciclismo manual". Para el primero de ellos, las cuatro clasificaciones funcionales que existen adaptan en mayor o menor medida las bicicletas a su discapacidad, pudiendo ser practicado por lesiones tan variadas como polio, amputaciones, afectaciones que no impidan movilidad reducida, etc. Tanto las pruebas en carretera como la contrarreloj y la pista forman parte de los calendarios anuales. Por su parte, el handcycling es desarrollado con unas bicicletas de tres ruedas (dos de ellas traseras) impulsando con las manos las bielas en paralelo que lleva sobre la rueda delantera, la cuál acoge el sistema de cambios que lleva incorporado.

Dadas las particularidades del marco en que se desarrolla este deporte, según la disponibilidad de tiempo y ubicación de sus practicantes se lleva a cabo en unos lugares u otros y en días distintos de la semana.

Marcha cicloturista, 'Solidaridad entre ruedas' (junio, 2000)